Próximos eventos

más eventos
Entrevistas

La Condena de Caín: Que los Cumplas Feliz

La Condena de Caín te invita a su cumpleaños número 10. Lo festejará el jueves 30 a las 21 en Niceto Club (Av. Niceto Vega 5510). Sólo para mayores. ¡¡¡No faltes!!!

lunes, 13 de octubre de 2014
  • Twitter
  • Google Plus
  • Facebook

“El show del 30 en Niceto lo sentimos como el más importante en la historia de la banda”, cuenta el baterista Daniel Jinkis y agrega que realizarán un paseo por todo el repertorio, mientras que continúan presentando “Vendaval”, el último material que lanzaron en 2013.

En cuanto a lo visual recorrerán la historia de La Condena de Caín, mostrando las distintaspropuestasque fueron teniendo a través de los años en sus escenarios, mechando lo tecnológico con lo humano, y los diversos conceptos que tuvieron cada uno de los discos.

-¿Cómo reciben estos primeros 10 años?-

-Tenemos la suerte de creer que estamos en nuestro mejor momento como banda tanto en lo musical, como en lo humano y en lo que respecta a la repercusión que tiene lo que hacemos. 

Se siente como si los 10 años de laburo hubieran sido un camino para llegar a este momento, parte de un camino aún más largo e incierto que tenemos por recorrer.

Puertas adentro, el entendimiento humano viene de la mano con el musical. La comprensión y admiración por el otro es fundamental para que la inspiración sea objeto de una retroalimentación entre todos los integrantes.

Puertas afuera, cada vez más gente se está sumando a los recitales. Sentimos que en algún punto hay un reconocimiento a la persistencia de tantos años, aunque es justo destacar que nuestro último disco-Vendaval- sirvió como puerta de entrada a mucha gente para llegar a escuchar toda la discografía.-

He preguntado a muchas bandas qué estilo hacen y muy pocas fueron las que me respondieron en concreto. Muchos me han dicho “rock”, como un concepto general. 

Tras esa explicación, no dejé pasarla oportunidad, y pregunté: ¿Qué estilo hace la Condena de Caín?

“La generalización del término ‘rock’ en la Argentina viene de la mano de un movimiento cultural, no sólo musical. Eso es lo que permite unir en una misma escena a bandas de lo más diversas en su propuesta estética. Nosotros nos sentimos parte de ese movimiento y es por eso que también nos gusta definirnos dentro de la movida del rock nacional”, contesta Daniel y remata: “Musicalmente, nuestra herencia tiene dos grandes aristas”

La primera línea que tiene es el hard rock de los ‘70, con bandas fundantes como: Led Zeppelin, Hendrix, Pappo, las primeras bandas de Spinetta, que tienen su representación actual en bandas como Pearl Jam, FooFighters o Queens of the Stone Age.

El segundo linaje es el rock canción, que tiene su punto de partida inevitable en los Beatles. “En este sentido, en la Argentina nos sentimos herederos culturales de bandas como Los Redondos  o Sumo” agrega el batero.

Como todos sabemos hubo muchos cambios en todos los rubros, pero uno de los más significativos fue en las nuevas formas de comunicación. 

-¿Qué lectura tienen hacia las redes sociales?-

-Nosotros nacimos como banda en el 2004. Eso nos trajo como desafío reinterpretar el rock nacional post-Cromañón.

Este trabajo se planteaba no sólo en cuanto a los lugares para tocar, la seguridad y el cambio cultural que trajo consigo la tragedia, sino también en la adaptación a nuevos métodos de difusión propuestos por el avance de Internet.

Confiamos en que el artista debe valerse de todo lo que tiene a su alcance para difundir su obra. Más aún desde la independencia en tiempos donde los medios de comunicación hegemónicos quieren adueñarse de la cultura popular. 

En este sentido, sentimos que Internet es una gran vía de escape. La Condena de Caín tiene Facebook, Twitter, e intentamos que nuestros discos se difundan gratuitamente por Internet. Pero esto nunca debe enterrar el volanteo, los carteles callejeros ni el boca a boca, que son partes fundantes del rock nacional y que aún siguen vigentes-

Otros de los cambios a los que los músicos pueden adaptarse o no, es el del disco en la nube, desplazando de alguna manera, al CD tangible. 

Daniel Jinkis  recalca que para el artista independiente, toda vía de difusión es válida e importante, y cuenta cuál es la postura de la banda: “En los formatos digitales, lo que nos parece esencial es cuidar la calidad de audio, ya que con la digitalización suele perderse un poco. Es por eso que nos encargamos nosotros mismos de subir nuestra música a Internet de forma gratuita. 

La diferencia entre el formato físico y la nube tiene que ver con la necesidad del público. A nosotros nos pasa mismos como público, vivir estas diferentes necesidades; de buscar el formato físico para poder escuchar música en algún medio móvil, o utilizar la nube cuando tenés acceso a internet y querés buscar algo que no escuchás en el día a día”

Actualmente, hay muchas bandas nuevas con nombres largos, no voy a dar ejemplos pero seguro se les viene alguno a la mente. “La Condena de Caín” es medianamente extenso, me intriga saber quién es Caín, pero más aún saber cómo surge llamarse así.

“El nombre se desprende de las dos bandas que teníamos los integrantes antes de unirnos en un mismo proyecto. 

Matías (guitarra), Marcelo (bajo) y Daniel (batería) formábamos en Buenos Aires ‘La Condena de Sigfrid’. Nos encontrábamos en una desesperada búsqueda de cantante cuando conocimos a Sawa (voz) y Héctor (saxos y teclado). 

Ellos tenían un grupo en Puerto Madryn que se llamaba ‘La Marca de Caín’. En el 2004 decidieron venir a cumplir su sueño en Capital y no todos los integrantes siguieron el mismo camino. 

Fue en ese momento que la fusión de las dos bandas en una, nos resultó natural al compartir una misma raíz musical. De allí sale el nombre que nos representa hoy día”

Con respecto a las metas que suelen plantearse en los inicios, Daniel cuenta que ellos no los definen de forma consciente. “Hace más de diez años, cada uno de nosotros tenía sus sueños. La similitud o crecimiento compartido de esos sueños es lo que nos mantiene unidos hasta el día de hoy. Centrarnos en esas coincidencias e ir dirimiendo y nunca ocultando las diferencias, es lo que construye la obra artística que hoy es La Condena de Caín”

El batero explica que la necesidad de expresarse artísticamente y la admiración por la forma de expresarse que tiene el otro, es lo que los mantiene unidos y en un mismo camino: “El día que eso se pierda tendremos que replantearnos el proyecto. Ningún objetivo puede suplantar la libertad artística”

- Al trabajar de manera independiente y no estar “atado” ¿Es dificultoso el trabajo del músico? ¿Reciben algún tipo de apoyo?-

-Sería muy injusto de nuestra parte decir que estamos solos, que no recibimos ningún tipo de apoyo. La Condena de Caín es un grupo mucho mayor al que sube al escenario. Desde los amigos que creen en este mismo proyecto, el sonido, la puesta escénica, hasta la difusión en Internet. Son muchos los que forman parte de este monstruo que nos excede como personas.

 Al mismo tiempo, contamos con el apoyo de muchísimas bandas amigas como los chicos de: El Bordo, Nagual, Las Pastillas del Abuelo, Salta la Banca y muchas más. Ellos generosamente nos abren las puertas de sus escenarios para ayudarnos a difundir nuestro arte. 

También hay gente del ámbito de la producción que confía mucho en nosotros y nos vive dando oportunidades. 

Si bien no contamos con ningún apoyo oficial o explícito, lejos estamos de sentirnos solos. Y este lugar creemos que se lo ganó la obra artística que producimos y eso es lo que hace que el apoyo sea genuino-

 

Algenia Producciones
Casa Rock
On Play
realidad
TMWlabs Development